martes, 1 de noviembre de 2016

Hay que dar de baja a Uribe...

Alvaro Uribe es el personaje más sobre-valorado de la Historia reciente Colombiana.

Es cierto que ni el más terco de sus opositores o detractores puede negar que su Gobierno representó un punto de inflexión en el Conflicto Armado, y se le debe reconocer que si hoy las FARC están sentadas negociando un Acuerdo de Paz es porque este señor hizo gran parte del “trabajo sucio” que a veces requieren los grandes propósitos. Pero hasta ahí…

Veamos, en ocho años como Conductor de esta Nación, utilizó más el retrovisor que el parabrisas. Como Dirigente, tuvo más aires de Señor Feudal que de Estadista. Como Administrador,  con su estilo micro-gerencial y paternalista (De padre abusivo) manejó el País como una Tienda de barrio y no como una Gran Superficie.

Su Diplomacia de Fonda, nos llevó al aislamiento regional. Macro-económicamente, mientras todo el mundo crecía a tasas increíbles de dos dígitos, nosotros nos contentamos con arañar  un 7%. 

Le apuntó a la Economía Extractiva y de mayores Impactos Ambientales y Sociales Negativos: Minería y Petróleo. Los Escándalos y Carcelazos aún desgranan su círculo cercano. Y resulta paradójico  que,  un tipo que alardea de ser campesino, haya llevado al Campo y al Sector Agrícola a su peor momento en la historia, con un crecimiento tan pobre, implementando unas políticas agrarias perversas y auxilios vulgares a los Latifundistas (Agro Ingreso Seguro). Terminamos importando Café, Arroz y Azúcar,etc y exportando manillas, Jefes Paras y ex-funcionarios de su Gobierno.

Su Confianza Inversionista repartió licencias y concesiones de explotación minera como su papá Alberto repartía aguardiente y madrazos en los pueblitos de Antioquia. 

La Seguridad Democrática lo llevó a escuchar con fervor a sus Gobernados, eso sí, apoyado por los dispositivos de grabación e interceptación del DAS. Y la Cohesión Social logró unir a compatriotas tan distantes como unos Jóvenes de Soacha y de la Comuna 13 de Medellín con Guerrilleros de las FARC…en una fosa común.

Pero nada de eso pareció importarle a la mayoría: Uribe, utilizando la Táctica del “Enemigo Común”,  fue hábil para convertir la lucha contra las FARC en la causa de todos nuestros males y se erigió como el único Salvador. Similar al Coco Asustaniños (Versión antigua de Wachowsky y Sullivan)  su poder se alimentó del Miedo al "Demonio de LaFar" y creció hasta llevar su Megalomanía a niveles Mesiánicos y ser Re-elegido…Pero hasta ahí...

No cayó en cuenta el Sr. Uribe que, ser el dueño del rating y del corazón grande de los colombianos (y de EPS, tierras y zonas francas) no significaba ser el dueño del País. Los verdaderos dueños: la bicentenaria élite del Altiplano, decidió que había sido suficiente para este provinciano “levantao”: Movió algunos hilos del verdadero poder, detuvo la reelección infinita, le metió el Caballo de Troya de Juan Manuel y bajó al Jinete de su silla de montar Presidencial.

Viudo de Poder, sin las fuentes de financiación santas y no tan santas (“PARA” qué más explicación), sin cargos públicos ni embajadas, sin concesiones viales, ni 2500 km de carreteritas para pagar favores, y sin el poder de convencimiento de unos Jefes de Campaña tan efectivos como Rendón, Mancuso y Castaño, a Uribe solo le quedó su Imagen en el  Imaginario del Colombiano (valga la redundancia) y unos cuantos favores por cobrar.

Y los ha sabido aprovechar: “twitteando” cada 10 0 20 minutos, apareciendo todos los días en los medios, siempre con un comentario como “ayer me llamó una Profesora de Chachagüi y me contó que….” ,  “la semana pasada me dijo un Obrero en Magangué: Presidente, no tenemos agua hace…” inventando chismes …muchos acerca de el mismo! (suele contar: “por ahí dicen que Uribe es un tal por cual…”) , mentando cinco o seis  cifras tan “exactas” que pueden variar en cada entrevista…aprovechando cualquier traspiés del Gobierno para echar sal en la herida…ignorando que muchas veces, la llaga la causó el mismo, unos cuantos años atrás.

En fin, su Imagen Imaginaria le alcanzó para ser elegido “El Gran Colombiano”  incluso, le bastó para sacar Senadores a casi 20 lelos cuyos méritos más grandes parecen ser: Desconocer las palabras “Ex Presidente” y “Amor Propio”, tener un familiar sindicado y poseer una considerable cantidad de tierras, usualmente en zonas de reciente dominio paramilitar.

Alejado de la Torta Presupuestal y sin Mermelada para repartir... se ha mantenido en los titulares de prensa, a punta de su personalidad “carismática” y  de nuestra indignada curiosidad (uno se pregunta: que estará diciendo este setenta #@$%…)  además del apoyo incondicional de algunos fanáticos (Uribelievers) melancólicos del método del “dele-su-chancletazo-y-sóbela-después”,  muchos robots (reales y cibernéticos) que inundan las redes sociales…pero  sobre todo, ha estado vigente, por su manejo mediático, el aporte de los Mercaderes de la Guerra de siempre y  el bombardeo constante de información sesgada por parte de un canal nacional, dos  o tres periodiquitos,  y los lengüetazos contantes de ciertas presentadoras tan “Dáviles”,  que  no fueron capaces de notar la diferencia entre una charla (aburridora) entre gays y una prueba judicial.

Con eso se ha mantenido…ahora revisen sus archivos, y se darán cuenta que, en  sus intervenciones, jamás presenta propuesta alguna. Solo quejas, reclamos, críticas, acusaciones y advertencias de que sin EL, todo va a salir mal. Que sin su presencia en el Trono, somos un País condenado a ser una Venezuela sin Petróleo ni Cocosette.

Por eso, y para poder soltar ese lastre en que se ha convertido, HAY QUE DARLO DE BAJA YA!...

Y OJO! no me refiero a quitarle la Vida…primero, por principio estoy en contra de la Violencia, y segundo,  porque lo que más desea un Megalómano Mesías en decadencia, es ser Victimizado y Sacrificado, como una medida extrema de retirarse sin pagar sus culpas ni saborear la amarga hiel del Olvido y la Indiferencia.


En el próximo post, tenemos que hablar de las maneras para sacarlo de circulación, así como se debe sacar un  viejo billete de 5.000…obviamente, falso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario