domingo, 5 de febrero de 2017

Porqué no se terminan las obras en Cali?


Un ex- compañero de Colegio me preguntaba la razón por la cual, las obras no se terminaran. Yo le respondería: la mezcla entre la Deficiente Planeación y la Corrupción Generalizada.

Los invito a leer mi blog www.tenemosquehablar.co, para que nos extendamos un poco en esta respuesta, también, para los que no están en el medio, poderles explicar cómo funciona la mecánica de la corrupción estatal, maquinaria maravillosamente aceitada por la falta de valores de los torcidos 
y la indiferencia del resto.

1 DEFICIENTE PLANEACIÓN.

Planeación? Eso es pa’ gringos!.

La mayoría de nuestros proyectos son “reactivos”.
Surgen como respuesta a una necesidad evidente, se dan soluciones “post-mortem”. Lo que hace que se conviertan en obsoletos o insuficientes en muy poco tiempo. No se diseña pensando en el futuro, sino solucionando contingencias, siempre tapando goteras.

Ejemplo: Para mejorar la movilidad de un sector taponado de la ciudad se proyecta una vía. Pasan entre 4 a 6 años desde que se propone hasta que se construye. En ese lapso, la ciudad crece hacia ese sector, así como el número de vehículos. Cuando se concluye la vía, ya los valores de diseño se han modificado y la vía arranca con desfase. Apenas entra en servicio, mucho más tráfico es atraído por la nueva vía y las constructoras aprovechan y  densifican los proyectos residenciales. Aparecen usos comerciales y grandes establecimientos. En cinco años la vía colapsa. Para la muestra, hace 20 años la  Pasoancho y ahora la “nueva” Calle 16.

Cortoplacismo:

No se piensa en Programas de Desarrollo a largo plazo y los que existen, no se respetan.  Los Gobiernos de turno los modifican de acuerdo a su amaño, intereses o compromisos. No sabemos a donde vamos porque no pensamos a largo plazo.

Ejemplo: Hace muchos años, unos visionarios sesenteros decidieron dejar corredores viales que cruzaran de norte a sur la ciudad. Blindaron franjas de 100 y 80 m por si algún día la Ciudad decidía adoptar un sistema de transporte masivo, este podría circular por esos corredores sin problemas de compra de predios o litigios legales. El corredor exterior marcaría los límites de la ciudad, ya que bordeaba los terrenos inundables por el Río Cauca y permitiría al transporte intermunicipal y nacional de carga y pasajeros, superar el casco Urbano sin meterse a la ciudad…sencillo y brillante.

Que pasó? Que urbanizadores piratas alineados con los políticos de turno, empezaron a llenar de basuras los humedales a cambio de votos.  La ciudad se expandió hacia las ciénagas, tragándose los corredores. En cambio, otros genios brillantísimos, cuando plantearon el primer transporte masivo,  también ignoraron los corredores y embutieron la primera etapa del MIO por la parte más estrecha, más complicada, más costosa predialmente y sobre todo, lejana de los barrios de las personas que más lo necesitan. Crónica de una muerte anunciada.

Factor sorpresa:

Se contratan obras con información insuficiente. Cuando se empieza a construir, aún no se han resuelto temas de permisos, licencias, compras de predios, concertaciones con la comunidad por un lado. Por el otro, aparecen redes subterráneas que no se sabía de su existencia, proyecciones de ampliación de vías o redes que no se conocían, luminarias por desplazar, elementos de importancia arqueológica/histórica, árboles protegidos que hay que respetar, etc.

Ejemplo: Aparecen muros con importancia histórica en la excavación del Boulevard del Río o se inician obras en zona de importancia arqueológica sin la autorización del ICANH (Instituto de Arqueología). Se detectan tuberías bajo la cimentación proyectada del puente del canal CVC, una pila de apoyo del puente de los 1000 días se proyecta sobre una gran alcantarilla, etc. Se planean corredores verdes utilizando las vías férreas sin contar con el permiso del dueño/consecionario. Se plantean y se cobran avenidas de los cerros y puentes de la 80 sin resolver el tema del Batallón.



Diseños desfasados:

Históricamente, se han presupuestado, adjudicado y contratado la mayoría de obras con diseños sin cumplir las exigencias de la “Fase 2” y muchas,  apenas en estado de diseños “Fase 1”. Cuando lo debido es contratar en “Fase 3”.
Suena extraño esto, pero para resumir: en Ingeniería, existen varias fases de diseño: Fase 1, de Ingeniería Conceptual, o Prefactibilidad, Fase 2, Ingeniería Básica o Factibilidad y Fase 3, de Ingeniería de Detalle o Diseños Definitivos.

En la primera fase, se evalúan los riesgos, se analizan las necesidades y se plantean alternativas de solución con información indirecta. Se descartan soluciones que no sean realizables. 
En la Fase 2, se escoge la alternativa a diseñar y se profundizan los estudios requeridos (redes, arqueológicos, comunidades, etc), concluyendo  con el Estudio de Impacto Ambiental listo. 
En la Fase 3, se elaboran los distintos diseños detallados y se estima el presupuesto con la información y especificaciones de estos. Al finalizar esta fase, las licencias, permisos y autorizaciones deberían estar resueltos.

Ejemplo: Mire alrededor suyo. No hay ninguna obra que se haya adjudicado con los diseños de Fase 3 a cabalidad.

Quedar listo pa’la foto:

A los mandatarios les gusta tomarse la foto cortando la cinta inaugural,  rodeado de ocho lagartos, más un líder comunal con megáfono, cuatro ancianas con bombas y una niña con flores. Desafortunadamente, los tiempos de la Ingeniería y los trámites de la Burocracia, no coinciden con los plazos electorales, ni con los tiempos en  el trono.

Que hacen nuestros líderes? Pues los "hacen coincidir" a la brava y como los plazos electorales son constitucionales e inmodificables, entonces  aprietan, minimizan, reducen, machetean, pulverizan, o simplemente, ignoran los tiempos necesarios para hacer buenos diseños y se saltan, tuercen, modifican, obvian, alteran o simplemente ignoran los trámites burocráticos.

Resultados: Solo alcanzan a salir diseños en Fase 1 y aparecen las sorpresas e imprevistos con los correspondientes retrasos y sobrecostos. O, al saltarse los trámites burocráticos, a mitad del proyecto aparece alguna “Asustaduría”, a menudo manejada por un grupo rival, y obstruye el proyecto y pone a nuestro mandatario a “subir pisos” el resto de su vida y la obra queda en suspenso…con  los correspondientes retrasos y sobrecostos.

En la próxima entrega, les contaré más o menos (sin ejemplos obviamente), 
cómo funciona la corrupción en las obras públicas, por estos días tan cacareada con el escándalo de  la Odebrechtpolítica, del que obviamente, el Presidente más inocente y cándido de la historia, rodeado de buenos muchachos, nunca se dio cuenta.


3 comentarios:

  1. Buen texto profe. Hay otro tema que se puede discutir y es hasta donde la importancia del dinero esta llevando a que obras publicas y privadas se hagan con miseria, todo se hace con lo minimo posible. Desde los materiales hasta la parte tecnica. llevando a que los proyectos tengan una vida util muy corta.

    ResponderEliminar
  2. Es verídico, en Colombia, los políticos saben mas de obras que los propios ingenieros, saben que los contratos son a precio global (por aquello del peaje), saben que los adicionales también tiran la liga, saben de prorrogas y sobre todo a no poner todos los huevos en la misma canasta (el que lo entendió......) Su amigo y muy ferviente seguidor Ing Montoya......ANDRES FELIPE RIVERA.

    ResponderEliminar
  3. Muy bien explicado, mejor no piede ser. Esto se acabara el dia que seamos unidos y subamos al poder a personas realmente inteligentes, que tengan planes ambiciosos para la ciudad, pero que no sean codiciosos para beneficio personal como siempre ocurre.Gracias Luis f.

    ResponderEliminar